Estar bien

Esa frase “primero tú, luego los demás”, la he tenido presente desde hace varios años, pero fue hasta hace algunas semanas que de verdad la viví y me di cuenta de su importancia.

Usualmente, una semana en mi vida va de la siguiente manera: lunes a viernes en el  trabajo de 9 a 6pm (en algunos casos hasta las 7:30 u 8pm), los sábados con mi enamorado, los domingos voy a visitar a mi mamá & hermanita, fin. Así es casi todo el tiempo. Sin embargo, diciembre fue un mes denso porque en mi agencia cerramos por fiestas y teníamos que avanzar para adelantar cosas. A eso se le sumaba que los dos primeros fines de semana de diciembre tenía viajes planificados por chamba, lo que quería decir que no vería a mi hermanita ni a mi mamá dos domingos. Todo pasó tan rápido y cuando ya estábamos en la última semana (incluso días antes), me sentía agotada mental y emocionalmente. No había descansado lo suficiente y lo más importante…no había dedicado tiempo para mi. 

Me pasa también que siempre digo a varias actividades por más que no este completamente animada, pero lo hago porque no veo a esas personas seguido y es una manera de recargar energías. Algunas veces puede llegar a ser agotador estar presente en todo. Aquí es donde rescato que la desconexión del mundo siempre será buena. Nada se compara a tener días enteros para uno mismo en los que no tienes que conversar con alguien o estar ahí para otros. Simplemente haces lo que te gusta y ya.

Otro punto…las llamadas. Yo las detesto, pero particularmente tengo a alguien a quien no se las puedo negar, mi papá. Está viviendo en Iquitos y de vez en cuando necesita de mi y me llama. He de admitir que no siempre tengo ganas de responder, porque no todo es: Estoy bien hija, ¿Cómo estas tú?. Mi papá sufre de ansiedad-depresión, y hay veces en las que es difícil ser un soporte porque ni yo me siento bien. Esto sucedió hace una semana, literalmente me dije: ¿Cómo rayos puedo ayudar si estoy en modo meh y no me siento al 100%? Una vez más, rescaté que darme tiempo estando sola es necesario para mi paz mental, mi tranquilidad como ser humano y mi momento de recargar energías.

Debemos aprender a interiorizar que somos un todo lleno de amor y si no estamos bien no hay forma que podamos dar lo mejor de nosotros a los demás.

 

 

¿Trabajo 24/7?

¿Qué tanto vale la pena vivir pendiente del trabajo 24/7? Creo que existen 2 tipos de personas. Unas que de alguna manera lograron seguir el camino de lo que realmente les apasiona y otras que aún están por llegar a ese camino. Este fin de semana he sentido una molestia bien grande. No me entra en la cabeza tener que andar preocupada por chamba en mis días libres. Se supone que son días en los que debo descansar y trabajo es lo último que quiero escuchar cuando he tenido una semana bien complicada.  Aquí es donde entra el otro tipo de persona, porque en algunos casos, toca y cuando es algo que realmente disfrutas, lo haces con toda la predisposición del mundo. ¿Cansa? Sí, pero lo vale porque hay ganas y pasión. Sin embargo, cuando no es así solo te estresas y te matas pensando en qué falta o cuánto tiempo te tomará. Obviamente, esto aplica para cierto tipo de circunstancias, porque si debo viajar por chamba soy la otra persona, pero cuando se trata de hacer seguimiento a ciertas cosas, la cosa cambia. También creo que hay un fondo más grande, pero eso lo podemos conversar otro día.

*

Ha pasado una semana desde que escribí esto y creo entender ese “fondo”. Me quejé de esto en Twitter porque #lugardelasquejas y recibí varios corazones, lo que quiere decir que no soy el único ser humano al que le ha tocado vivir esto. En fin, las personas en el mundo laboral. Hay todo tipo, ninguna es perfecta, pero cuando carecen de responsabilidad y compromiso es un problema. Parte de mi trabajo es supervisar y ver que se hagan las cosas. Considero que hacer seguimiento es pesado, pero es un dolor de cabeza inevitable cuando tengo que estar modo madre repitiendo las cosas más de 1 vez. La vida no me da para tolerar cosas a ese nivel y si todos tenemos un trabajo deberíamos esforzarnos por hacer lo mejor que podamos. Si la cagas, acepta y se más cuidadoso a la siguiente. Si no estas al 100% o estas desmotivado, habla. Somos humanos y vamos aprendiendo a lo largo de nuestra vida, pero creo que siempre hay que buscar la forma de dar lo mejor de nosotros, porque al final del día es un aporte propio y como ejecutas las cosas dice mucho de ti.

 

La vida de adulto

Dinero. Deudas. Rutina. La vida de adulto es difícil. A veces, cruda, otras sarcástica. Venimos a este mundo para hacer mucho más que solo subsistir y trabajar. Cada persona vive una realidad distinta, pero muy parecida a la vez. Todos nos sentimos identificados con el “¡Ya es fin de semana!” o el “Mañana es lunes ¡Qué pereza!”. Lo que importa es que no perdamos de vista la belleza de la vida. Esta “vida de adulto” puede ser muy parametrada por como sea que lo haya establecido la sociedad; sin embargo, no está demás recordar que estamos aquí para ofrecer mucho más, para sonreír y disfrutar de cada pequeño elemento que nos rodea. Y el amor. Eso que algunos no entienden y otros por fin comprenden, es la base de todo y lo que nos debe mover siempre.

La vida de adulto puede seguir siendo “la vida de adulto”, pero ya nos toca a nosotros dar un pasito atrás y no correr a mil por hora en la misma rueda. Al final del día, importamos nosotros, nuestros seres queridos y el bienestar emocional de cada uno.

5 cosas que aprendí al tener a mi mejor amiga en otro país

Puede ser muy triste separarse de alguien a quien adoras con toda tu alma. Mucho más si tenían ciertos planes juntas y se imaginaron muchas cosas después de la etapa escolar. Es difícil trabajar en una relación a distancia, ya sea de amistad o de amor, pero cuando hay ganas, constancia y amor por esa persona no te dejas vences. Es como aquella frase: “La distancia separa cuerpos, no corazones”.

Sucede que mi mejor amiga vive en EE.UU desde hace ya buen tiempo y ha sido un poco triste tenerla lejos, pero gracias a todos los medios que existen ahora seguimos en contacto. Sí, tal vez no hablamos toooooodo el tiempo, pero igual nos contamos cosas, nos pedimos consejos, nos damos ánimos y mucho amor en palabras.  Es bello saber que a pesar de la súper distancia, seguimos siendo las mejores amigas de siempre. El tema aquí es que aprendes a mantener una relación y eso está cool. Aquí una lista de las cosas que aprendí al tenerla lejos que quiero compartir con ustedes.

  1. Dejas de creer que las relaciones a distancia son imposibles de mantener. Puede que en el caso de las parejas sea más complicado, pero eso no quita que puedas trabajar en ella. Después de todo, lo único que necesitas es amor y constancia. Se puede llegar a tener muy poca comunicación, pero a pesar de todo, los sentimientos siguen intactos y sabes que ella está ahí esperando por ti, al igual que tú.
  2. Valoras cada momento. Esta claro que las conversaciones pueden o no ser largas, debido al tiempo libre que tenga cada una, pero por más pequeño que sea lo aprovecharás. Le darás el real update de tu vida y ella te dará la suya. Algunos consejos saldrán a la luz, le darás apoyo moral y le regañarás, porque siempre vas a querer lo mejor para ella. Y cuando veas que todo va super bien te enorgullecerás y la felicitarás por todo lo bueno que le estará pasando.
  3. Las personas cambian. Esto puede sonar un poco duro, pero ella ya no será la misma que viste por última vez en el aeropuerto. Habrá cambiado, pero eso no quiere decir que te haya olvidado. Al contrario, aún te tiene en su corazón y siempre te tendrá presente. Su esencia nunca se habrá ido, pero sus gustos y aficiones podrán ser otras. Ah, eso sí…¡Jamás se olvidará de tu cumpleaños! cuenta con ello.
  4. Vas a extrañarla mucho, pero te hará feliz ver que irse fue para mejor. No les voy a mentir, van a tener muchos días donde la van a necesitar, donde la van a querer en cuerpo y alma a su lado, porque solo ella sabía como hacerlas sentir mejor. Van a querer un abrazo fuerte y ella solo podrá dar palabras, pero no se amilanen. Tendrán la fuerza suficiente para soportarlo y mientras más vaya pasando el tiempo estarán bien. No porque su amistad desaparecerá, sino porque verán el crecimiento de cada una a distancia y cada meta lograda será la mejor recompensa que ambas podrán tener.
  5. Te vas a perder de buenos momentos, al igual que ella. Las salidas a la disco, su graduación, los cumpleaños de sus hermanos, sus cumpleaños, las fiestas con sus nuevos amigos. Es difícil, pero ella también se perderá momentos tuyos y no se trata de estar a mano por perderse de esos momentos. Se trata de comprender que cada persona tiene una vida y esas situaciones no ten va a pasar solo con amigos que viven en otra parte del mundo, sino también con personas de tu entorno.

Todo esto me enseñó que disfrutar cada momento es importante. Las personas que más quieres pueden estar un día y otro no, pero eso no quiere que no te quieran. Eso significa que ellos también tiene un camino al cual llegar y no necesariamente lo harán junto a ti.

Para cerrar con broche de oro, les comparto una foto con mi mejor amiga, Lisbet.

2014-09-07 17.28.38

 

El amor de mi vida soy yo

He encontrado al amor de mi vida. Soy yo. Puede que esto suene extraño, egoísta, narcisista, pero sí; soy yo. Creo firmemente que el amor propio es lo primordial en nuestras vidas. Ok Eli, entonces la pregunta aquí es ¿Qué es el amor propio? Simple. Nada más que aceptación. Sí, aceptar que como todo ser humano tienes la libertad de meter la pata y cometer errores. Aceptarte interna y externamente. Aceptar que no eres perfecto, que tuviste buenos y malos momentos, pero que a pesar de todo mantienes tu frente en alto y aprendes. Creces.

El amor propio es un trabajo constante que no se logra en un día. Requiere tiempo de tu día a día, ganas y mucha paciencia. Es la manera en la que te conocerás y evolucionarás como cualquier persona. Cambiarás. Pero eso no quiere decir que lo hagas para mal o que sea malo. Al contrario, serás un mejor tú.

Una pequeña y cruda cita:

“Everybody isn’t gonna love you. Most people don’t even love themselves”

Sorry, la encontré en inglés, pero no es tan difícil la traducción.

Ámate.

🙂


 

  • Sí estas leyendo esto eres un corazón bello.
  • Había escrito esto antes y juraba que iba a ser más grande, porque el día que lo redacté me sucedió algo.
  • Llevo una relación de 20 años conmigo misma y recién soy consciente de ello ji.
  • Eli ha vuelto!

 

La línea ideal

¿Por qué nuestro apuro de terminar rápido nuestras carreras y trabajar? Esta cuestión nos la presentó mi profesora de Fotografía Publicitaria el ciclo pasado. Nos decía ¿Por qué la mayoría de jóvenes solemos tener esa idea? Tal vez sea nuestra cultura, nuestros padres o la sociedad, incluso todo ello en conjunto. No sé, pero vivimos tan inmersos con esa idea que según yo muchos no viven y disfrutan los momentos al máximo. Creemos que todo debe ser así, seguir la línea recta de colegio, universidad, trabajo. En base a lo que mencionaron ante esta pregunta, otras culturas no tienen este apuro. No se preocupan por avanzar lo más rápido posible y ser profesionales súper jóvenes.

el-estilo-de-vida-saludable-una-opcion-acertada

Es curioso en verdad, quizá seguir la línea recta no sea la respuesta. Todo depende de lo que quieres en la vida, pero eso lo averiguas a partir de los 20. Cuando ya pasaste por este proceso de amarte, valorarte y pensar principalmente en ti, en tu bienestar.

Además, esa línea recta nunca será recta, la vida tiene baches y nuevos caminos, nunca sabes lo que vas a encontrar, y si quieres llegar a un lugar definitivamente te va a costar, pero ser constante vale. Lo importante es no desanimarte y continuar aunque duele, aunque sea difícil. Después de todo, nada es fácil en esta vida y lo que fácil viene, se irá en un dos por tres.

El motivo de mi ausencia 

He de explicar en estas líneas el porque de mi desaparición por estos lares. Sí, han de creer que abrí este blog por las puras, pero no. Este blog tiene un fin. Quiero contarles que estoy trabajando. ¡Por fin! Lo se. Soy barista ~o algo por el estilo~ en un café hermoso llamado “Suspiro Café”. Estoy muy feliz porque ya cumpliré un mes ahí y la verdad es que me encanta. Me encanta a pesar de todo el estrés. Es lindo, en serio. Lo único malo es que ahora ni tiempo para respirar tengo. Mi vida es sólo estudiar, trabajar y dormir cada vez que puedo. Y aunque sea cansado me gusta, tiene un “no se que” que no puedo explicar con palabras, simplemente se siente bien.

No quiero prometer nada, pero tratare ser constante con este blog. (Debería tomar mis propios consejos y organizarme, pero a veces tengo tanto que hacer o simplemente no quiero nada y me olvido de todo) Igual, ya es hora de volver a escribir como antes.